miércoles, julio 06, 2005

Poemas sobre alcohólicos, borrachos y demás bebedores, # 1

Los mejores poemas que conozco sobre "alcohólicos" (con mis salvedades hacia este término), son los escritos por Bukowski, sobre todo en los que cuenta historias de los borrachos trágicos que frecuentó en su larga trayectoria etílica (!qué hígado¡).

Reproduzco aquí uno de sus mejores poemas sobre esta temática:
Rapsodia de un amigo ebrio

Te veo bebiendo payaso de ojos tristes,
solías escribir locos poemas sobre ángeles y Dios.
Pensaba que Dios estaba muerto
pero escuchándote a vos... no estaba seguro.
No había mentira en tu fuego.
Tus poemas se volvían tristes
tus amantes te traicionaban.
después de andar por los bares,
sólo la resaca y paredes peladas.
Sin experimentar miedo por amar
o no ser amado.
Decías que sólo los hombres de suerte
carecían de imaginación para sufrir.
Te amé como un hombre ama a un amigo
que está lejos y extraña.
No había elección estabamos unidos
por un destino singular.
La soledad es tan grande
que puedo verla en el lento movimiento
de las agujas del reloj.
Nunca nadie encuentra a quien busca.
Tenías un vaso de los lamentos
y te sentabas a beber con el
por las amantes que te habían herido.
Me enseñaste que no toda la gente
es buena con los demás... tenías miedo,
y nunca les pedirías que lo fueran.
Quizás si lo fueran, la muerte no sería tan triste.
Siempre juntando más odios que amantes.
aprender a ganar es dificíl,
pero cualquiera, incluso uno mismo
podía ser un gran perdedor.
Cuantas botellas de cerveza, vino, whisky,
principalmente cerveza tomaste
esperando que las cosas mejorarán
o cuando te peleabas con una mujer...
y esperabás que el teléfono sonara
mientras te volvías loco...
Y la radio pasaba canciones de amor,
y el teléfono permanecía silencioso,
y las paredes frías... y cerveza...
cerveza era todo lo que había.
Y cuando una botella caía
producía el único sonido en tu vida.
Mientras tanto los basureros de la ciudad se llenan,
las plazas de drogones se llenan,
Los manicomios se llenan, los hospitales se llenan,
Los cementerios se llenan, ninguna otra cosa se llena.
Y sentís el vacío...
Esperabás a la muerte, como a un gato
que salta por sorpresa sobre la cama
...Y ella, llegó.
Vos decías que el próximo era yo
y que quizás vos ya sepas algo
que yo todavía no sé...

Charles Bukowski